URINOTERAPIA
   

1 - KIROTERAPIA
2 - ACTIVIDADES
3 - S E R V I C IO S
4 - CAMPAÑAS EN PROVINCIAS
5 - C O L E G A S
5 A - CONCESIONES
6 - ARTICULOS DE DIARIOS Y REVISTAS
10 - A N A T O M I A
11 - DIPLOMAS
12 - M A R K E T I N G
14 - EMPRENDEDORISMO
21- PORTUGUEZ
21- REIKI
URINOTERAPIA
KIRO GERIATRICO
KIROVERTEBRAL - ANCASH
BRASIL 2011
CONVENIOS
2011-12

2013
Imagen
URINOTERAPIA

Una alternativa simple para tratamientos de la salud

La Urinoterapia es una técnica terapéutica que consiste en la ingestión de orina o en su aplicación en la piel por medio de compresas, fricción o baños de inmersión. Aunque la mayoría de los occidentales habituados a la medicina moderna se resista a ella, es una técnica muy antigua, de eficiencia comprobada por diferentes pueblos a través de los tiempos. Era utilizada en la India, el Tibet, Egipto, Grecia Antigua, y en las civilizaciones inca, maya y azteca. Hay registros de su utilización hasta mismo en la medicina ortodoxa de Occidente y no hace tanto tiempo: en 1841, el Dr. Dioscorides publicó en Inglaterra el libro "El Tesoro inglés", en el que prescribía orina para lavar heridas. En el siglo XVIII, los dentistas de París usaban orina para limpiar los dientes. Durante la Edad Media era común, en Europa, beber la propia orina como protección contra la peste. Todavía hoy, pueblos como el de Nicaragua, o de Arabia y de Alaska utilizan orina para sanar males físicos. Hasta en el nordeste de Brasil y en muchas otras regiones, en áreas donde hay falta de recursos médicos, la tradición popular recomienda la aplicación de la orina de niños para enfermedades de la piel, urticarias y quemaduras por venenos de animales, como taturanas y aguas vivas.

Aunque milenaria y mundialmente difundida, la Urinoterapia fue desapareciendo a medida que la ciencia y la tecnología se desarrollaban. Eso tal vez se explique por la gran presión de la industria farmacéutica sobre la clínica médica e investigaciones científicas. Tratamientos naturales, en la mayoría de las veces considerados supersticiones, raramente son incluidos en los currículos de las facultades de medicina.

No se debería mantener en la sombra una forma terapéutica que puede ser tan preciosa. Tal vez sea una terapia para casos extremos, pero ya hay personas - y habrá cada vez más - que se encuentran en situaciones agudas de sufrimiento físico y psíquico, sin acceso a tratamientos tradicionales, casi siempre por falta de recursos. En tales casos, la propia necesidad indicaría este método terapéutico.

Además de eso, beber orina significa para muchas personas, quebrar condicionamientos arraigados. Solamente al desligarse un poco de la atmósfera mental colectiva es que consiguen realizar tal acto. Para ellas, ese desligamiento, por sí solo, ya es profundamente curador.

Este libro es una colaboración para los que precisan tratamiento de salud inmediato, simple, seguro e independiente de los esfuerzos pecuniarios.

Reencuentro con la Urinoterapia

La situación crítica de la salud humana, la escasez de recursos materiales y las dificultades de la medicina moderna para solucionar los problemas que le son presentados presionan hoy a la populación a encontrar formas simples, baratas y efectivas de tratamiento.

Se sabe que existen actualmente cerca de doce mil especies de medicamentos alopáticos en el mundo, y ellos no siempre resuelven el problema de la salud, cada vez más agudo.

El uso abusivo de medicamentos artificiales debilita el organismo en general y puede acabar llevándolo a la deficiencia inmunológica, lo que, a su vez, genera dependencia a medicamentos cada vez más fuertes. Crece el número de enfermedades incontrolables y de aquellas que la ciencia no consigue explicar. Además de eso, la vida urbana moderna intoxica el organismo humano, muchas veces con productos de difícil eliminación.

Dentro de ese contexto, volvemos a percibir que el cuerpo funciona como gran productor farmacéutico, un laboratorio de analgésicos, antibióticos, substancias que reorganizan el sistema inmunológico y hasta mismo de ciertas hormonas que pueden curar o prevenir enfermedades.

La orina, como veremos, es un medicamento natural que nuestro laboratoirio biológico inteligentemente produce, capaz de reequilibrar el organismo, estimulando sus funciones de eliminación y defensa y devolviéndole la vitalidad perdida.

Que es la orina

La orina está formada en nuestro riñones, por medio de un filtro laborioso de la sangre. Antes de ser filtrada por los riñones, la sangre pasa por el hígado, que le extrae las toxinas y las descarta por medio de la bilis, echada en el intestino. La función de los riñones es la de mantener el equilibrio de las substancias en la sangre y controlar la cantidad de agua en el cuerpo, y no, como usualmente se cree, la de eliminar toxinas - trabajo ejecutado por el hígado. La orina, por lo tanto, es un producto puro de la sangre y no un amontonamiento de elementos tóxicos; ella no es un desecho como las heces.

En los tubos urinarios, 99% del líquido filtrado por los riñones es reabsorbido y vuelto a circular en la sangre; sólo 1% de ese líquido, más ó menos un litro y medio, es diariamente excretado por los riñones, almacenado en la vejiga y expelido como orina.

A pesar de que su composición química depende de los alimentos ingeridos, se puede decir que la orina está constituida de 96% de agua y 4% de elementos orgánicos e inorgánicos. Son ellos:

1. Compuestos inorgánicos: cloruro de sodio y otras sales de cloro, sales de enxofre; fósforo, sodio, potasio, calcio, magnesio, cobre, flúor, yodo, hierro, zinc, ácido fosfórico y ácido sulfúrico.

2. Algunos de los compuestos orgánicos: urea, creatinina, amonio, ácido urico, albúmina y otras proteínas, además de 21 especies de aminoácidos, aminas y ácidos orgánicos.

3. Hidratos de carbono: cetoácidos, ácido láctico y ácido urico.

4. Vitaminas: A, B, C, E, entre otras, y ácido pantoténico.

5. Hormonas: hipofisárias, sexuales, prostaglandinas, ADH (hormona antidiurética), entre otras.

Muchas substancias empleadas en tratamientos son extraídas de la orina: la alantoína, que ayuda en la cicatrización de heridas y es óptimo antiarrugas; las globulinas, en especial las inmunoglobulinas, que son anticuerpos; la urea, responsable por la capacidad bactericida de la orina y por la acción inhibidora del bacilo de la tuberculosis; la uroquinase, enzima vasodilatadora, que ayuda a evitar trombosis; el 3-metilglioxal, que destruye células cancerosas.

Cuando el cuerpo está intoxicado, los riñones no consiguen trabajar con eficiencia y dejan salir muchas substancias necesarias. Al practicarse la Urinoterapia, esos elementos vitales son repuestos. Beber la propia orina, por lo tanto, no es arriesgado como muchos creen. En verdad, la Urinoterapia no tiene contraindicaciones, ni aún si la persona está con infección urinaria. La orina no es veneno - esa idea es un error de sociedades industrializadas que perdieron contacto con la sabiduría de la naturaleza.

Las objeciones más comunes a la Urinoterapia

Como la Urinoterapia es considerada extraña por las personas inclinadas a tratarse por la industria farmacéutica, generalmente despierta objeciones por parte de ellas.

La más común de todas es la de que algo eliminado por el propio cuerpo no puede ser bueno para él. Ahora, si observamos la naturaleza, veremos que las hojas muertas abonan la tierra y son esenciales para la salud de los árboles. La naturaleza no desperdicia nada, nosotros somos los que no la comprendemos. Los ingredientes de la orina son muy útiles a nuestro cuerpo. Aquellos llamados tóxicos (urea y ácido urico, por ejemplo) se encuentran también en la sangre y, en la dilución en que aparecen en la orina, no son peligrosos. Además, son eliminados en la digestión. Es bueno recordar que las heces contienen toxinas, y no pueden ser reaprovechadas como la orina.

Otra objeción es la de que el gusto de la orina es repugnante. Eso es verdad cuando el organismo está intoxicado. Después de comenzar el tratamiento, el gusto va quedando más y más inocuo. Si fuera inicialmente muy malo, se puede evitar el problema mezclando otro líquido a la orina, como jugo de naranja, té, propóleo, o aún agua. Beber líquidos abundantemente es otro procedimiento auxiliar, pues la orina queda más diluida y su gusto, más suave.

Algunos argumentan que los beneficios atribuidos a la Urinoterapia se deben a la credulidad de quien los relata. Así como el placebo, la orina tendría sólo efecto psicológico. Con todo, hay registros de cura de animales por ese método, indicativos de que el argumento no procede.

"¿Si tal tratamiento es tan útil, cómo puede haber caído en el olvido de la Medicina"?, otros alegan. Ocurre que la Medicina no es una ciencia exacta o infalible, y lo que hoy es considerado saludable por ella, mañana puede no serlo. Agreguemos a eso el hecho de que la orina es un medicamento que no da lucro a ninguna industria.

Como practicar la Urinoterapia

Hay varias formas de practicar la Urinoterapia. Existen seis modalidades básicas que pueden ser combinadas de diferentes maneras para atender específicamente cada caso.

1. Beber la orina una vez por día, al despertar.

2. Beber la orina varias veces al día, siguiendo lo que el instinto indique.

3. Hacer un ayuno completo, tomando sólo agua y toda la orina vertida.

4. Friccionar el cuerpo entero con la orina, principalmente el rostro, la cabeza, el cuello y los pies.

5. Aplicar compresas - paños embebidos con orina - en las áreas atacadas por tumores, ampollas, heridas, hinchazones o quemaduras.

6. Tomar baños de inmersión en agua mezclada a la orina eliminada en las últimas 8 ó 9 horas.

La modalidad más suave es la primera. Estimula la regeneración y la purificación del organismo y actúa preventivamente contra enfermedades. Se recomienda tomar un vaso de 200 ml. de la primera orina de la mañana, fresca, pues en ella se encuentra la hormona ADH, que es antibiótica, analgésica, activadora de la circulación y estimulante de la secreción de otras hormonas. Mientras que si el cuerpo estuviera muy intoxicado, esa primera orina será difícil de tomar, pues tendrá gusto y olor fuerte. Como ya fue dicho, se puede mezclarla con jugo de naranja o con algunas gotas de propóleo, o aún diluirla con agua, para comenzar el tratamiento. O, en último caso, se puede tomar la segunda orina de la mañana, de gusto más suave.

A medida que el cuerpo se desintoxica, es más fácil pasar a la segunda modalidad: tomar orina varias veces al día. Eso es hecho sin dificultad después de la depuración del organismo.

La tercera modalidad, más drástica, es indicada en casos graves, pues promueve intensa y rápida reacción: consiste en ayuno a base de agua y orina. Se dice que el efecto de 10 días de esta modalidad corresponde a 3 meses de la primera.

Es mucho más fácil ayunar cuando se toma orina, pues ella es nutritiva y disminuye el hambre. John Armstrong, terapeuta inglés que enseñó esa técnica a centenas de pacientes, aconseja combinarla con fricciones de orina en el cuerpo, principalmente en el rostro, cabeza, cuello y pies. El dice que de esa forma no se experimentan vértigos o debilidad por el ayuno.

La cuarta modalidad es indicada en erupciones cutáneas, psoriasis, eczemas, dermatitis seborreicas, micosis y otras dolencias de la piel; ya que la orina contiene aminoácidos, hormonas, vitaminas y otras substancias vivas, ella regenera la piel. Tales substancias activan y estimulan el cuerpo, incrementando su poder de autocura. Se puede aplicar orina sobre el área afectada y dejar secar, o friccionarla continuamente por períodos de 20 a 60 minutos, una o más veces al día. Cuando el organismo está desintoxicado, el olor no es desagradable. En caso contrario, después de la aplicación o fricción, lávese el área tratada.

La orina almacenada tiene más propiedades terapéuticas que la fresca cuando se trata de la piel. La urea, disociada por enzimas, se transforma en amonio, poderoso germicida. Se puede guardar la orina en un recipiente de vidrio o de cerámica y dejarla en reposo por siete días, antes de aplicarla. Pero, en ese caso, su olor es bien desagradable.

Compresas de orina, la quinta modalidad enumerada, tiene efectos sorprendentes en quemaduras, heridas, abscesos y hasta en tumores, que no deben ser friccionados. Armstrong relata varios casos de desaparición de tumores cancerígenos por medio de la combinación de compresas con un ayuno absoluto y la ingestión de toda la orina vertida.

La sexta modalidad es indicada para revitalizar o regenerar la piel o estimularla cuando hay problemas de eliminación, como sudor excesivo. A pesar de tratar también manifestaciones en la piel, como las dos modalidades anteriores, aborda el cuerpo de forma más global. El agua del baño puede ser preparada en la temperatura del cuerpo o un poco más caliente, para abrir los poros de la piel y facilitar la absorción.

Otra forma de utilizar ese medicamento poderoso es diluirlo (uno a tres vasos por litro de agua) e irrigar la vagina para tratar secreciones e infecciones (usando una jeringa), o hacer lavajes intestinales para tratar diarreas, constipación o infecciones intestinales. El puede ser, también, aplicado con gotero en los ojos y en los oídos, en caso de infecciones u otros problemas.

Para aquellos que experimentan gran dificultad para tomar la propia orina hay todavía el recurso de dinamizarla, como se hace con los medicamentos homeopáticos. En ese caso, la persona puede preparar ella misma su medicamento a base de orina, siguiendo los pasos descritos abajo:

1. Separar 10 jarritos y llenarlos con 3/4 de agua.

2. Colocar algunas gotas de orina en el primero, taparlo y agitarlo 100 veces.

3. Verter una gota de esa mezcla en el segundo jarrito y agitarlo 100 veces.

4. Verter una gota de esa mezcla en el tercer jarrito y agitarlo 100 veces.

5. Repetir ese proceso hasta el décimo jarrito.

6. Tomar 5 gotas de la última mezcla 3 veces al día.

Los medicamentos dinamizados acostumbran actuar más en las emociones y pensamientos que en el físico; luego si la enfermedad que se quiere tratar es física, es preferible tomar la orina pura.

La dinamización también puede ser utilizada en los baños de inmersión, cuando se quiere un efecto más profundo y sutil: se coloca la orina en un recipiente con tapa, de forma que no ocupe más que 2/3 de él. Se agita el recipiente de manera lenta y firme, por dos minutos y medio, hasta producir espuma. Seguidamente, se derrama vigorosamente el contenido en el agua del baño.

Algunos autores sugieren la desintoxicación previa del organismo por medio de ayunos y lavajes intestinales antes de comenzar el tratamiento por la Urinoterapia.

En muchos casos, ella concentra su actuación en la región abdominal, donde están varios órganos necesarios al metabolismo y a las funciones vitales del organismo. Como producto de la sangre que es, la orina contiene su fuerza vital. Actúa en la forma como se distribuyen las corrientes energéticas, y por eso se refleja directamente en la vitalidad general del cuerpo.

La Urinoterapia es un tratamiento muy dinámico, pues actúa por medio de la sangre y es controlado por las hormonas naturales orgánicas; a medida que el cuerpo va respondiendo, la orina se va modificando y actualizando para atender a las nuevas necesidades que surgen.

Reacciones recuperativas

Al tomar la propia orina, frecuentemente la persona manifiesta varios tipos de reacciones orgánicas, llamadas reacciones recuperativas por llevar a la recuperación de la salud.

Las reacciones recuperativas pueden incluir un agravamiento de los síntomas, pero la aparente recaída es necesaria para la cura. En ese período, el cuerpo pasa a eliminar toxinas acumuladas y dolencias que fueron reprimidas pero no curadas por los medicamentos artificiales. La Urinoterapia, al contrario, no suprime ni reprime las enfermedades, sino que las expone para remover su causa.

Las reacciones son bastante individuales y variadas. Pueden ocurrir: diarrea, fatiga, caída de la presión sanguínea, abscesos, alergias, comezones, erupciones, aftas, fiebre, presión de vientre, secreción en los ojos, las mamas o la vagina, sensaciones extrañas en el estómago o en los intestinos, etc. En cualquier caso, es bueno aceptar las reacciones con alegría y gratitud y no preocuparse, porque son señales de que la cura está en camino.

Medidas para suavizar las reacciones recuperativas:

1. Es recomendable ir implementando el tratamiento de a poco. Tomar por tres semanas medio vaso de la primera orina de la mañana, mezclada con propóleo o jugo de naranja, e ir gradualmente aumentando la dosis. En enfermedades más agudas o avanzadas, la cantidad inicial debería ser mayor: dos vasos por día.

2. En caso de dolor, masajear con la orina la parte dolorida. También es efectivo calentar o enfriar esa región del cuerpo por medio de fricciones, bolsas de agua caliente o fría, u otros métodos.

3. En el caso que surjan erupciones en la piel, como alergia, eczema o micosis, pasar orina con una esponja o algodón en el lugar o tomar baños de inmersión con orina diluida en el agua.

4. Reacciones en los ojos, nariz u oídos pueden ser suavizadas si aplicamos la orina en el lugar con cuenta gotas.

5. En el caso de reacciones en la vagina, ano o intestino, introducir la orina con una jeringa.

6. Utilizar plantas medicinales indicadas para los síntomas que surgieran, en tés, compresas, cataplasmas, baños de pies y otros procedimientos terapéuticos.

7. Realizar ejercicios físicos, como, por ejemplo, caminar o nadar.

8. Si la reacción es fuerte, hacer paralelamente acupuntura o moxibustión.

9. Otra posibilidad es interrumpir el tratamiento por tres días y recomenzarlo en el cuarto.

Actuación en niveles sutiles

La Urinoterapia promueve transformaciones en niveles más amplios que el físico, tales como:


psíquico-mental: el tratamiento toca el "centro del orgullo", debilitándolo; paradójicamente, aumenta el grado de autoaceptación de la persona, que, al tomar la propia orina, está dejando de negar aspectos suyos que consideraba sin valor o repugnantes y responsabilizándose por ellos. La autoaceptación cura la mayor parte de los problemas psíquicos y, si es auténtica, no significa comodismo, sino ausencia de conflictos consigo. Otros aspectos importantes de la actuación de la Urinoterapia en ese nivel psíquico son la quiebra de condicionamientos mentales y la simplificación de conceptos.


consciencia celular: cuando las partículas expelidas como orina retornan al cuerpo, inducen a las células a "tomar consciencia" del efecto de lo que produjeron. Es como si por medio del lenguaje con que las células se comunican - un lenguaje también químico - fuese enseñado a ellas el sentido de responsabilidad delante de la vida.

Ejemplos de enfermedades curadas por la Urinoterapia

Los datos citados a continuación fueron presentados por el Dr. R. Nakao, fundador de la Sociedad Médica del Japón.

1. ENFERMEDADES DE LOS ÓRGANOS SEXUALES: gonorrea y sífilis.

2. ENFERMEDADES DEL TEJIDO CONJUNTIVO: artritis reumatoidea, esclerodemia, lupus eritematoso sistémico.

3. TUMORES MALIGNOS: carcinoma y sarcoma de hígado, de la glándula tiroidea, del esófago, del colon, del páncreas, del cuello de útero, de los ovarios, de las mamas y de la próstata; leucemia y linfoma maligno.

4. TUMORES BENIGNOS: de ovario, del colon, del esófago y del útero.

5. ENFERMEDADES INFECCIOSAS: herpes, malaria, hepatitis, gripe y hongos.

6. ENFERMEDADES CEREBRALES Y VASCULARES: derrame, tumor cerebral, tumor arteriocerebral, infarto, angina, arritmia, hipertensión e hipotensión.

7. ENFERMEDADES RESPIRATORIAS: asma, bronquitis, neumonía, tuberculosis, tos crónica, faringitis y amigdalitis.

8. ENFERMEDADES DIGESTIVAS: esofagitis, gastritis, úlcera gastroduodenal, colitis, diarreas, pólipos digestivos; cálculos de vesícula, hemorroides y obstrucción intestinal.

9. ENFERMEDADES URINARIAS: cálculos de riñón y de vejiga, nefritis, nefrosis, pielitis, infección renal y pielonefritis.

10. ENFERMEDADES GINECOLÓGICAS: endometritis, disturbios menstruales, vaginitis, pólipo de vagina, pólipo de útero, disfunciones de ovarios, mastitis, fibroma de mama y mioma uterino.

11. ENFERMEDADES ORTOPÉDICAS: lumbalgia, artritis, ciatalgia, neuritis y braquialgia.

12. ENFERMEDADES DERMATOLÓGICAS: dermatitis nerviosa, atopia, alergia, abscesos, erupciones, hongos y comezones.

13. ENFERMEDADES DE LOS ÓRGANOS DE LOS SENTIDOS: cataratas, hemorragia de retina, retinitis, zumbido, otitis media, dolor de oído, sinusitis, conjuntivitis y piorrea.

14. OTRAS ENFERMEDADES: gota, diabetes, mal de Basedow, síndrome de Menière, hemofilia, secuelas de bomba atómica, depresión, insomnio, neurosis, jaqueca e impotencia sexual.

Estos datos nos muestran que la Urinoterapia no se dirige a la cura de enfermedades específicas, sino a la salud en general. Una vez que el cuerpo está reequilibrado, los síntomas desaparecen.

Preguntas y Respuestas

¿La Urinoterapia puede ser aplicada cuando hay infección renal , cistitis o vaginitis?

Cuando hay infecciones, es posible que se encuentren colibacilos u otros microbios en la orina, pero eso no afecta su poder curativo. En esos casos, lo más recomendable es administrarla sólo oralmente.

Como la orina es salada, ¿las personas con presión alta no correrían riesgo al ingerirla?

El sabor salado de la orina es debido a la presencia de potasio básico y sodio básico. Hay más potasio que sodio. El potasio baja la presión sanguínea, por lo tanto la orina es indicada para la hipertensión.

En el caso de cáncer, ¿se puede combinar la Urinoterapia con tratamientos alopáticos?

No debe haber problema; sería bueno seguir con los dos tratamientos y observar los resultados, hasta que, dependiendo de la mejoría, pueda reducir el alopático. Hay muchos casos de mejoría y hasta de cura del cáncer con Urinoterapia.

¿La mujer puede beber la orina cuando está menstruando?

En principio, puede. Los glóbulos rojos de la sangre no son tóxicos, y la dificultad es en verdad psicológica. Pero, si eso le desagrada, la orina puede ser filtrada, como se hace con el café.

¿Las mujeres grávidas pueden hacer el tratamiento, o él representa algún riesgo para el feto?

No hay riesgos. Los fetos crecen tomando su propia orina en el líquido amniótico. La Urinoterapia es óptima para mantener el embarazo saludable.

¿Cuál es la cantidad ideal para tomar diariamente y cuál la cantidad máxima?

A fin de prevenir enfermedades, se puede tomar un vaso (200 ml) al día. Pero, para tratar algunas enfermedades es bueno tomar dos vasos diariamente, como mínimo. Hay quien ayuna y toma toda la orina que sale del cuerpo. No hay peligro de sobredosis. Lo más importante es aprender a oír al propio cuerpo y a sentir cuál es la dosis ideal para cada momento.

A algunas personas les cuesta tomar la orina caliente. ¿Su efecto disminuirá si se la deja en descanso un tiempo para enfriarla?

No es cuestión de efecto, sino de higiene. Si la orina fue dejada en un vaso por cierto tiempo, es posible que proliferen allí algunos microbios, por eso es mejor tomarla fresca. Sin embargo, la orina vieja es más eficaz que la fresca para aplicaciones en la piel. Algunos maestros de ese arte de curar guardan su orina "cinco años" o "diez años".

¿Se puede pensar en la Urinoterapia para los niños?

No hay contraindicación. A los niños generalmente no les cuesta nada tomar la orina. Ella es ideal para prevenir enfermedades infecciosas, hasta mismo parasitarias.



Si la orina hace bien a la piel, ¿por qué los bebés tienen paspaduras?

La intoxicación alimentaria es lo que normalmente lleva a la piel del bebé a irritarse con la orina. Además de eso, las paspaduras pueden venir de la permanencia prolongada del pañal mojado, pues la orina así se descompone sobre la piel delicada. El ambiente caliente y húmedo favorece, todavía más la proliferación de microorganismos patológicos, que agravan la paspadura. Se debe entonces examinar el régimen alimentario del bebé y dejar su piel al aire libre. Si él estuviera siendo amamantado por su mamá, el régimen alimentario de la madre es el que debe ser examinado.

¿Tomar orina puede provocar mal aliento?

No, al contrario, el tratamiento con orina elimina el mal aliento, porque tanto la gastritis como la piorrea son curadas por medio de ella. El olor de la orina no permanece si ella es tomada o aplicada sobre la piel, pero puede ser notado si fuera aplicada en los cabellos o si se cae en la ropa.

Diariamente la orina cambia de color, olor y sabor. ¿Eso no es negativo para la Urinoterapia?

Eso es normal. Las características de la orina dependen de los alimentos ingeridos, de las horas de sueño y de las emociones. La Urinoterapia es un tratamiento dinámico; a medida que se prosigue con él, son esperados cambios en la orina, pues el cuerpo se va modificando.

¿Cómo se distinguen las reacciones recuperativas de un cuadro de empeoramiento de las enfermedades?

Hay muchas evidencias de que no se empeora con la Urinoterapia. Es necesario paciencia para no interrumpir el tratamiento, pues las reacciones son una fase importante de la recuperación definitiva

¿Cuánto tiempo duran las reacciones recuperativas?

Depende de la enfermedad y de la cantidad de orina que se toma. Muy comúnmente no pasan de una semana. Pero hay casos en que no surgen de inmediato, pueden llevar meses para aparecer.

¿La Urinoterapia puede modificar la transpiración?

Si, pues cuanto más intoxicada está la persona, más transpira y más fuerte es el olor de su sudor. Como la Urinoterapia promueve una limpieza general en el cuerpo, la persona transpira menos y su sudor no huele tan mal.

¿Se puede utilizar la orina de otra persona?

Si, principalmente en los casos en que es imposible obtener la orina del enfermo, como en quemaduras graves, que deshidratan a la víctima. Pero es siempre mejor usar la propia orina.



Relatos de casos clínicos

Estos relatos se basan en datos extraídos de los libros de J.W.Armstrong y del Dr. Christian Tal Schaller.

Cáncer

Señora de poco más de cuarenta años, anémica, estatura por debajo de lo normal. Tenía un tumor cancerígeno en uno de los senos, del tamaño de un huevo de gallina. Fue sometida a ayuno de orina y agua fresca. Era friccionada con la orina del marido dos horas por día, de la cabeza a los pies, y se le aplicaban compresas con orina sobre ambos senos día y noche. En diez días no se encontraron más vestigios del tumor y la anemia desapareció.

Mujer de edad mediana, con un tumor próximo a la axila. Sometida a ayuno con orina y agua. Cura en cinco días.

Señora de 45 años con tumor en el seno izquierdo; el derecho le había sido extraído dos años antes, por un tumor semejante. Sometida a ayuno de agua y orina, en 19 días el tumor desapareció. Fue sugerido a ella que mantuviese el ayuno a causa de su exceso de peso. Al ser examinada en el día 28 de ayuno, se constató que había adelgazado y parecía mucho más joven.

Joven con el seno derecho hinchado y con un carozo próximo al centro de él. Tenía, además de eso, dos úlceras bajo la axila y peritonitis. Después del ayuno de orina y agua por 19 días, el carozo y las úlceras desaparecieron sin dejar cicatriz. Poco después, hizo un nuevo ayuno para curar la peritonitis. En 35 días ese síntoma también desapareció.

Enfermedad cardíaca

Señor de mediana edad, mal funcionamiento de la válvula del corazón y un carozo en la región del diafragma. Desmayos frecuentes debidos al problema cardíaco. Orina turbia y con olor fuerte. Fueron prescritas 2 horas diarias de fricción con orina, principalmente en el cuello, en la cara y en los pies, y la ingestión de toda la orina vertida. Era permitida una comida diaria, con alimentos seleccionados. Después de un mes de tratamiento, pudo volver al trabajo. En tres meses, ya no había el problema cardíaco , ni el carozo.

Heridas

Hombre con tornozelos y pies heridos en un accidente. Los dedos habían sido forzados para atrás, y las uñas arrancadas. Después de que los tejidos hubieran sido recolocados en su lugar, fueron aplicados paños embebidos en orina vieja. Eran mantenidos siempre mojados y sólo fueron retirados en el quinto día después del accidente. Las heridas se habían cerrado, sin dejar cicatrices, y el pie estaba sano y flexible.

Mujer de 40 años. Tenía una gangrena en la pierna derecha y sufría de constipación, hemorroides, anemia, insomnio, tics nerviosos, depresión, erupciones cutáneas y heridas cada vez mayores en la pierna doliente. Le fue prescrito ayunar y beber toda la orina vertida, además de dos a tres litros de agua diariamente. Después de 5 días, el eczema desapareció y el sueño retornó; en una semana, la constipación y las hemorroides desaparecieron; en quince días, las heridas gangrenosas estaban cicatrizadas y la pierna derecha, que durante la enfermedad había doblado el volumen, volvió a su tamaño normal.

Bronquitis

Hombre de 52 años; tenía bronquitis y un resfriado continuo desde los 35. Hacía años que tomaba medicamentos para dormir. Los síntomas suavizaron con la alimentación natural, pero no desaparecieron. Inició una dieta constituida principalmente de frutas y legumbres crudas y orina. Comenzó con un vaso pequeño por la mañana y gradualmente aumentó el consumo a 3 vasos diarios. En un mes la tos y el resfriado desaparecieron.

Problemas menstruales

Mujer de 46 años, con irregularidades en el ciclo menstrual. Después de exámenes, se constató que estaba entrando en la menopausia precozmente. Con temor de tomar hormonas prescriptas por el médico, se sometió a la Urinoterapia, ingiriendo un vaso de su orina por la mañana. Nuevos exámenes, hechos después de un mes, mostraron que la situación se normalizó.

Mujer que sufría hacía más de dos años de períodos largos y demasiado frecuentes. El disturbio ya estaba afectando su equilibrio sicológico. Se sometió a ayuno a base de orina y agua y a fricciones en el cuerpo con la orina de otra persona, por algunas horas diariamente. En 28 días recobró la salud y se curó también de un catarro nasal constante y de una creciente tendencia a la sordera.

Sida

Sidoso con sarcoma de Kaposi en el paladar y uno de los pies necrosado por causa de no funcionar su sistema inmunológico. Tenía también úlceras en la boca y, mensualmente, erupción de herpes genital. Comenzó a practicar la Urinoterapia remojando los pies en la propia orina. Por primera vez, en cuatro meses la hinchazón de los tobillos cesó. Paró de hacer los baños de pies cuando las heridas mejoraron, pero continuó rociando los pies de mañana. La necrosis desapareció y una nueva piel nació en el lugar. Pasó entonces a beber la propia orina, aumentando gradualmente la cantidad hasta llegar a ingerir de 3 a 4 vasos diarios. En siete meses, el sarcoma de Kaposi disminuyó y después desapareció. Las úlceras en la boca no volvieron más, así como el herpes. Mismo siendo portador, y por lo tanto más susceptible a infecciones, el enfermo relata no haber tenido más resfríos o gripes, y percibe un aumento de vitalidad.

Parálisis, pérdida de memoria

Hombre de 60 años, desengañado por los médicos. Había sufrido dos ataques de parálisis y, después del segundo, perdido la memoria. Fue sometido a ayuno de orina y agua y a fricciones de orina por el cuerpo. Después de 20 días la memoria y las lagunas volvieron. Interrumpió el ayuno en el día 59 y, después de 15 días de pausa, lo retomó por 35 días más. La cura se completó en la segunda fase; además de eso, él no sólo recuperó los cabellos que se le habían caído, sino que dejó de ser canoso.

Para difundir la Urinoterapia

Si usted practica la Urinoterapia y obtiene de ella resultados favorables, procure difundirla, pues esa forma de tratamiento podrá paliar el sufrimiento de gran número de personas. En tanto, dado el preconcepto existente, muchas no están todavía preparadas para comprender una experiencia de ese género. Es preciso tener cautela para no desmerecer la terapia.

Observar al otro, ver si la Urinoterapia le puede ser útil y procurar el modo correcto de transmitirle estas informaciones es más eficaz que intentar convencerlo a cualquier costo respecto de los beneficios de esta modalidad terapéutica. Pero cuando estamos impulsados por el verdadero espíritu de servicio, somos guiados a la mejor manera de abrir esa nueva perspectiva para los que se encuentran a nuestro alrededor. Y la simplicidad y la excelencia del tratamiento, una vez experimentado, hablarán por sí. De todos los recursos el hombre fue dotado para conservarse en equilibrio, para armonizarse con los ritmos cósmicos de los que forma parte. Su cuerpo es todavía un universo desconocido, pero expresión de una profunda e inteligente sabiduría. Comencemos a ver en ese cuerpo el espejo vivo e iluminado de su creador, la Obra perfecta que un día estará completa, conforme Su plan original. Con esa visión penetraremos sus misterios, para redescubrir al final fuentes inusitadas de salud, de serenidad y de gran alegría.

Bibliografía

ARMSTRONG, J.W. The water of life: a treatise on Urine Therapy. 2ª Edición. Walden, Inglaterra, Health Science Press, 1990.

HIROSHI, Tikumagawa. Curate a ti mismo: terapia real. 6ª edición. San Pablo, Madras Editora, 1998.

SCHALLER, Christian Tal. Urinoterapia: chichí - el medio de salud más extraordinario que existe. 2ª edición. San Pablo, Madras Editora, 1999.





URINOTERAPIA

Ésta es una técnica que ofrece grandes y económicos beneficios ante la presencia de múltiples enfermedades. Se utiliza en casos muy variados, que aquí analizaremos, como son simples cortaduras o quemaduras hasta el problema del acné o trastornos digestivos.
Es sabido que muchos productos de la salud son elaborados con orina, como por ejemplo las cremas para detener la vejez y las medicinas y remedios homeopáticos.

La urinoterapia es una técnica terapéutica llevada a cabo desde la antigüedad, donde ya se conocían las propiedades de la orina. Muchas civilizaciones la pusieron en practica para resolver diversas afecciones de salud, en Japón se aplica para casos de asma, diabetes e hipertensión desde hace ya 700 años. Los indios aztecas e incas de Latinoamérica la ponían en práctica para tratar las caries. Los chinos ya la practicaron para estimular la energía sexual de los hombres y en las mujeres con problemas para quedar en cinta.

Composición de la orina

Inorgánica: sal, potasio, calcio, sodio, cobre, flúor, yodo, hierro, zinc, magnesio, ácido fosfatado, ácido sulfúrico, compuesto nitrogenado, etc.
Orgánico: urea, ácido úrico, creatinina, albúmina, ácido amino, bizantina, nitroaminoácido y proteína.
Hidratos de carbono: Keto ácido, kuen ácido, ácido láctico, ácido pirvina, etc.
Vitaminas: A, B, C, E.
Hormonas: hipofisiarias, hormona adenoide y sexuales, endomorfina, interferón, prostaglandina.

Propiedades de la orina

- producto del cuerpo y la sangre (natural)

- contiene una completa información del organismo lo que la hace actuar a manera de vacuna. Sus virus atenuados o muertos son introducidos al organismo para movilizar las defensas y luchar contra la amenaza.
- no produce alergias ni rechazo alguno por parte del organismo.
- contiene diferentes sustancias como: alantoína (cicatrizante y antiarrugas), uroquinasa (vasodilatador), inmunoglobulinas (anticuerpos), etcétera.


La urinoterapia
Práctica de la urinoterapia

Al comenzar un tratamiento en el cual se deba beber la orina usted podrá sufrir, como en todo tratamiento natural, reacciones orgánicas o crisis iniciales de mejora. Estas reacciones pueden manifestarse en insomnio, estreñimiento, picazón, fiebre y mareos. Dependerá el síntoma del estado de salud, la enfermedad y la cantidad de orina ingerida.

Golpes
Frote orina reciente inmediatamente de sufrir la contusión. Coloque, si es necesario, un vendaje mojado en orina fría durante la noche.
Heridas abiertas
Utilice orina propia, de vaca o de caballo para realizar toques, con un dedos o algodón, regulares y durante un prolongado período.
Acné
El tratamiento consiste en ingerir un vaso de orina diariamente a la mañana y frotarse 3 veces al día con el mismo orín.
Anemia
Beber la orina de cada día una vez en la mañana durante un período de 6 semana y luego realizar una pausa de 2 semanas. La palidez, el cansancio y la debilidad deberían desaparecer. Si es necesario repita el tratamiento.
Anginas
Realícese gárgaras de un minuto varias veces al día con orina reciente y caliente, luego enjuáguese con agua tibia.